Esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos.Acepto los términos y condiciones. Si continuas navegando estás aceptándola.

01La sal de la vida

La actividad en torno a su manantial salino constituyó durante siglos “la sal de la vida” de Léniz, propició su nacimiento, e, incluso, le dio su nombre.

El frío y húmedo clima de la villa no favoreció que la explotación salina se realizara por evaporación solar, característica que la diferencia de otras muchos pueblos salineros, sino por un minucioso proceso de calentamiento del agua con fuego de leña.

El llamado “oro blanco” ha sido un preciado bien económico por poseer propiedades esenciales para la nutrición del ser humano y de los animales, así como por su uso para la conservación de alimentos. Hoy se le reconocen más de 14.000 aplicaciones directas o indirectas.

La historia de la evolución de su explotación se recrea en este espacio, rehabilitado para mostrar los distintas métodos utilizados desde la Edad de Hierro hasta 1972, fecha en que se cierra la salina por la fuerte competencia de la sal marina.

02La tecnología

El agua salada se sacaba del pozo con cubetas (herradas) de madera y por canales se enviaba a cada una de las 8 dorias, donde se almacenaba en recipientes, situados junto a la caldera metálica donde se almacenaba en recipientes situados junto a la caldera metálica donde se le hacía hervir durante 4 horas cada carga, mediante un fuego inferior alimentado con leña funcionando tanto de día como de noche excepto los domingos y festivos'2'.

Una vez evaporada el agua la sal quedaba al fondo del recipiente, siendo recogida en cestos que se colgaban encima del hogar para que terminara de escurrir con lo que se obtenía un producto de mejor calidad.

La sal así conseguida era adquirida por "traxineros" o mulateros y quienes junto con mujeres con burros y hombres con carros se ocupaban de venderla en el área de su influencia.

Al ser el consumo guipuzcoano muy importante por las grandes cantidades que demandaban los barcos que se dirigían a Terranova para la pesca del bacalao, las importaciones alcanzaron gran volumen.

La producción estaba limitada por la disponibilidad de leña pues siendo el clima muy húmedo no se podía secar por la acción del sol lo que obligaba a "cuajar" mediante el fuego.

Las citadas ordenanzas de 1.543 regulaban tanto el uso del agua como de la leña, ambos bienes escasos,con el fin de conseguir su mejor aprovechamiento, estableciendo que si al que le tocaba el turno no pudiese trabajar por no tener preparada su leña "por temporal u otro accidente pase a trabajar quien pudiese".

En 1.548 y dado que algunas personas intentaban hacerse con una parte importante de las dorias, para evitarlo se acordó que "las dorias en que se hace la sal es la cosa de más sustancia y de mayor caudal que hay en esta villa" y "porque hasta ahora las dorias siempre fueron repartidas entre muchos vecinos que de ellas se mantenían" se estableció una ordenanza que prohibía recoger leña de los montes comunales a los que poseyeran más de una doria, con lo que les obligaban a vender "su exceso de participación"(3) con lo que se consiguió mantener la propiedad muy repartida hasta principios del siglo actual.

(2) Ayerbe Irizar, María Rosa. La Industria de la Sal en Salinas de Léniz y Gaviria.
(3) Bergareche, Domingo. Apuntes Históricos de Salinas de Leniz. 1.952.

03Salineras

El trabajo de las salinas de Leintz-Gatzaga, era fundamentalmente femenino según atestiguan los documentos de diversas épocas. A ellas les correspondía acopiar y transportar la leña, cuidar las dorias, y recoger el producto obtenido, entre otras tareas, a pesar de su evidente dificultad y malas condiciones laborales al tener que desarrolar una gran parte de su trabajo en un ambiente salino.

En 1.548 se obtuvieron 6.000 fanegas de sal (1 fanega = 55 lts.), consumiéndose de 5.500 a 6.000 cargas de leña. El sistema y la organización del trabajo no debió de variar sustancialmente a lo largo de unos 250 años pues en 1.802 se describe en un documento los mismos procedimientos indicando que se obtenían 8.512 fanegas de sal al año y que "cada doria solo trabajaba 24 medias semanas al año"(4). En 1.887 la producción alcanzó las 1.880 Tn.

Con el paso del tiempo el nivel del agua del pozo debió ir descendiendo lo que obligó a sucesivas excavaciones y trabajos para aumentar las posibilidades de captación. El siglo pasado una noria accionada por el agua de la vecina regata extraía el agua salada del pozo y la vertía en los 8 canales de conducción.

(4) Diccionario Geográfico Histórico de España, por la Real Academia de Historia. Salinas de Leniz. Madrid 1.802. Reedición de la Gran Enciclopedia Vasca.

04Declive

Hacia principios del siglo actual todas las acciones se concentraron en unas pocas personas, quienes introdujeron cambios importantes en el proceso de obtención de la sal de forma que en 1.907 se produjeron 700 toneladas con 5 trabajadores que llegaron a 3.000 en 1.950 con una plantilla de 18 que trabajaban a 3 turnos. Para su obtención se consumieron 1.500 kgs.de carbón que sustituyó a la leña.

Además en 1.920 se produjo la electrificación tanto de la bomba que extraía el agua del pozo, así como el agitador y el molino de sal y en 1.950 se construyó un edificio industrial que albergaba dos grandes calderas donde se hervía el agua hasta su evaporación. La sal así obtenida se seguía escurriendo en cestos colgados del techo que se vendía con la marca "Leniz" que era muy apreciada y solicitada.

A pesar de ello len 1.954 y debido a que los costes de obtención de la sal eran mayores que con la aplicación de los nuevos métodos que se fueron generalizando, cesó la fabricación, terminando con una larga tradición de unos 600 años en la elaboración de la sal.